LAS PSICOIMÁGENES

¿NOS COMUNICAN CON EL OTRO LADO?

Pensadores y filósofos de todas las épocas han considerado en algún momento de sus vidas el gran y enigmático interrogante de la supervivencia a la muerte. Hoy en día, son cada vez más (no sólo los filósofos, metafísicos y teólogos, sinó también científicos y médicos) que observan y estudian con mayor interés esta cuestión a nivel física y matemáticamente, basada en el "quantum" haciendo aquí una mención especial a la Teoría de Ron Pearson (Física Quántica).

Friedrich Jürgenson (bajo estas líneas), famoso pintor y músico sueco, además de productor de cine, pasó a ser considerado como el iniciador de la Transcomunicación Instrumental TCI. Pués descubrió "casualmente" en el año 1959 las psicofonías (grabaciones sobre cinta virgen de voces humanas, ruidos, susurros, etc., cuya procedencia se desconoce y que también se conoce como Parafonías) Y fue desde entonces que siguió trabajando en ellas llegando a publicar su libro "Voces del Universo"-obra que también despertó interés en la NASA-.

Llamando así la atención de Hans Bender (psicólogo alemán y director de la sección de investigaciones de Parapsicología -Universidad de Edimburgo-), al mismo tiempo que orientaba sus investigaciones para conseguir otra forma ó medio por el cual pudiera haber una comunicación más precisa y concreta. Pero Friedrich falleció, y fue el investigador Klaus Schreiber -empleado de una empresa de seguridad contra incendios- quién en el año 1985 pudo llegar a establecer contacto a través de las psicoimágenes.

Sin olvidar al Dr. Konstantin Raudive, que fue el que promulgó el estudio y la investigación de la TCI. Con motivo de la casi total desaparición de la familia de Schreiber, éste se dedicó con más ahínco a estas investigaciones, para poder entablar un contacto con ellos. Una hija suya (fallecida, a la edad de dieciocho años y que se llamaba Karen), fue quién le orientó para obtener imágenes suyas, utilizando para ello un televisor en blanco y negro.

Después de varios años de estudio por investigadores y científicos, éstos encuentran cada vez más improbable negar este tipo de fenómenos. Pués la TCI no se limita al uso del televisor, sino de teléfonos, faxes, radios y ordenadores. En el año 1986 el matrimonio Maggy y Jules Harsch-Fischbach de Luxemburgo, empezando en el campo de las psicofonías y continuando con la incorporación de radios, luces ultravioletas y diferentes equipos, consiguieron mejores "comunicaciones" con el otro lado (mediante un sistema denominado "puente de Burton"). Es un universo paralelo donde la evolución de sus seres que estuvieron con nosotros y, quizás de otros planetas, se ve marcada por un continuo paso a otros mundos más sutiles para una mayor evolución.

Aunque no es complicado el obtener una trans-imagen, hay que tener en cuenta que la comunicación entre ese plano y el nuestro se lleva a cabo por la iniciativa y voluntad de los seres del otro lado. Los contactos se dan a tres niveles: El primero, y en un gran número de veces, se presentan como personas difuntas. Pero que, en cuanto se les pregunta sobre su procedencia, de su ubicación en ese momento responden evasivamente. Según afirman los grandes investigadores como

Ernst Sekonsky, Hans Otto König,

François Brune ó Sinesio Darnell,

un 90 % de las manifestaciones se corresponde con lo que llamaríamos difuntos, un 6 ó 7 % dicen no ser humanos (podrían ser seres espirituales ó ángeles de la guarda), y finalmente, hay un 3 ó 4 % que parecen extraterrestres. El segundo, y en un número muy inferior a los anteriores, según aportaciones y investigadores centro-europeos, se dan a conocer como seres superiores que no han sido ni serán humanos. A este respecto, es de resaltar el comentario del sacerdote François Brune como "de alto contenido espiritual". Y, por último, se presentan como seres que habitan en otros mundos. En U.S.A. hay numerosas investigaciones en este sentido ó en relación al tercer nivel, conociéndose también como "Cosmovisión".